Logo Hipernova.cl
Una explosión de semillas en las húmedas praderas de tu mente




Glosario

Huayna-Cápac. Penúltimo emperador inca, padre de Huáscar, su primogénito nacido en Cuzco de su Coya, y de Atahualpa, su preferido, nacido en Quitu de la princesa Pacha, hija a su vez del rey de los caras (o quitus) Cacha. Vivió los últimos 30 años de su vida en Quito. Su palla (concubina) Pacha quiso que el Inca abandonase los caminos de conquista y de guerra y que más bien transmitiera a su pueblo (quitus, cayambes, caranguis) los saberes de Cuzco. Lo retiene en Quito, quiere asegurarle un futuro dinástico a su hijo Atahualpa, quien poco a poco se convierte en el predilecto de Huayna-Cápac, al estar mucho tiempo con él y con los amautas imperiales.

Atahualpa demuestra mucho interés en las actividades de su padre, aprende rápido, con ingenio y gallardía. Huayna-Cápac no conquistó a los quitus del por la guerra sino por una alianza matrimonial, siendo el primer inca en portar el shyri (esmeralda) junto al llautu. Conocía a su primogénito Huáscar y estaba convencido de que no tenía capacidad para gobernar y dirigir el imperio. Huayna-Cápac era hijo de Túpac-Yupangui, y había nacido en Tumipamba, mientras su padre combatía a los cañaris. Su amorío con Pacha despertaba celos y quejas, se pensaba en el pueblo que estaba embrujado, y existía el rumor de que el llautu pasaría a Atahualpa. Al morir decidió dividir el imperio devolviendo la autonomía a los Quitus, nombrando a Atahualpa como jefe del reino y a Huáscar como Inca imperial.

 Inti-Raymi. Ceremonia anual de la pascua del sol (equinoccio) en que se esperaba su augurio para el futuro. Duraba tres días y estaba prohibido encender fogatas en ningún lugar público ni casa, lo mismo que tener relaciones carnales con las mujeres. A veces se ordenaba también el ayuno (tan solo mascar algunos granos de maíz y de coca). En la madrugada del cuarto día se congregaba a todos, con sus mejores vestidos, a esperar el sol y beber la chicha sagrada. Antes del amanecer, el Inca, con la noche en vela, subía el monte en espiral sobre su litera. Cuando alcanzaba la cima y ponía un pie en tierra, todos, incluidos sus hijos, se arrodillaban; cuando el mismo sol salía, se doblegaban aún más, el único en pie era el Inca.

Al salir el sol empezaban a sonar las flautas y los tambores. El emperador, con su mejor indumentaria (vestido de lana de vicuña entretejida con hilos de oro, brazos atiborrados de pulseras doradas, cuello firme sosteniendo pesados collares y discos, el llautu amarrando su trenza, y la diadema de oro sosteniendo las plumas coloradas del ave Corenque, que muere al entregar sus plumas) recibe del Vilac-Umu dos vasos de oro con chicha. La sostenida por su mano derecha es ofrecida al sol, y luego derramada en un ánfora vacía conectada con el templo del sol, que recibiría la chicha por vía subterránea. La copa de la izquierda es sorbida por él y ofrecida a la alta cúpula.

Terminado el saludo, el ofrecimiento y las libaciones, el Inca junto al Vilac-Umu y los príncipes imperiales se dirigían al templo del sol, donde depositaban los vasos de oro usados en las libaciones, delante del gran disco solar. Salían nuevamente hacia la plaza en lo alto de la montaña para hacer los sacrificios de los animales e interrogar al sol acerca del futuro.

En la piedra de los sacrificios se extraían los órganos de oveja (pulmón y corazón) solo de hembras estériles (pues las fecundas eran consideradas eslabones de una cadena): “la verdadera voz del sol está al final”. “Si los pulmones saltan palpitantes y las venillas y canales que conducen el aire hasta ellos están hinchados, el augurio es feliz. Es triste el augurio si la bestia sacrificada, violentando a quienes la sujetan, se pone en pie (o libera sus patas) durante el sacrificio”. Malo también cuando al extraer pulmones o corazón, se hallan rotos. Luego el Inca, el Vilac-Umu, los amautas y los quipu-cámayoc se reunían en el consejo para interpretar el augurio del sol en base a los sacrificios y las anotaciones del imperio. El Vilac-Umu, siempre con un peso encima, se dirigía humildemente al Inca, y con voz triste y monótona (fuere buen o mal augurio) ofrecía verbalmente el resultado interpretativo. El último Inti-Raymi se celebró en tierra de los quitus, y trajo mal augurio.

Huáscar. Nacido en medio de la riqueza imperial, siempre rodeado de mujeres y de mucha cultura, hijo de una “cópula incestuosa” tradicional en la familia imperial. Cómodo vivir mientras su padre generaba y conquistaba. Joven mimado a quienes todos trataban de agradar. Vivía en un Cuzco en “decadencia”, con el inca siempre fuera de casa.

Leyenda Inca. Los primeros hijos del Sol, Manco-Cápac y Mamma-Ocllo emergieron del sur, de las frías aguas del titicaca “y buscaron con el clavo de oro la tierra que debía ser cabeza del imperio”.

Leyenda de Quitumbe. Su pueblo empieza tras el diluvio. Para ellos el Guayamay (golondrina) era el portador de la primavera, de la paz, de la fecundidad, significando también lo mismo que evangelista o transmisor de las buenas nuevas.

Conflicto de sucesión. Por tradición, todos los emperadores incas debían haber nacido y sido criados en el Cuzco, el “ombligo del mundo”.

Sacerdotes. Se los distinguía por un disco dorado colgando en el pecho que representaba al Sol. Vilac-Umu, sacerdote supremo, antes también, gobernante del imperio.

Ayllu-Cámayoc. Gobernantes de los ayllus; usaban una indumentaria cada vez más parecida a la del Inca según iban ascendiendo en su rango. Los de más alto cargo tienen grandes orejas y cargan un llautu, solo que de color negro. Así mismo, tienen derecho a rebajarse el pelo mediante “navajas de pedernal”, derecho exclusivo de unos pocos hombres.

Los viajes del Inca. Los portadores de la litera imperial usan largos ponchos blancos. Cuando el Inca sube, los indios que lo rodean caen de rodillas al suelo, “como tallos de maíz abatidos por la tempestad”. Mientras la litera avanza, un centenar de jóvenes súbditos recogen “ramas, piedras y hasta hojas” del camino, al tiempo que “alfombran de flores” la ruta por donde pasará el Inca. A los limpiadores del camino y a las flores arrojadas, le siguen los niños danzantes, adornados con plumas multicolores, brazaletes y ajorcas de oro, al ritmo de una música melancólica, dando pequeños y frecuentes saltitos. A una orden del Inca, se alejan un poco y luego vuelven, danzan durante todo el día, hasta llegar al tambo. La litera imperial es rodeada por sinches, apus y parientes. Le sigue otra litera, la del Vilac-Umu, rodeada por amautas y sacerdotes. Detrás de las literas avanza parte del pueblo cuando hay procesión, o los soldados cuando es un viaje. Se dice que los emperadores incas emprendían viajes cada cuarenta lunas.

La leyenda de Viracocha. Yáhuar-Huácac (“llanto de sangre”) fue el cuarto emperador inca, hombre pacífico que siempre prefirió conquistar por la persuasión y el amor antes que por la guerra; las generaciones posteriores lo consideraron como cobarde. En su tiempo se extendió el Colla-suyu, por medio de su hermano el sinche Apu-Mayta-Cápac, jefe del ejército. Tuvo problemas con su hijo primogénito, Pacha-Cuti-Yupangui, pues era desobediente.

El futuro heredero fue enviado lejos por su padre, con la intención de rehabilitarlo con tareas campesinas y con la amenaza de que si no cambiaba su comportamiento en 24 lunas, quedaría desheredado. El príncipe pastor de rebaños solares volvió a Cuzco sin previo aviso, trayendo consigo una misteriosa noticia: recostado se le había aparecido un hombre blanco con largas túnicas y con barba de más de un palmo: se presentó como Viracocha-Inca, traía un animal desconocido amarrado por el cuello; dijo que también él era un hijo del sol, descendiente de Manco-Cápac y Mamma-Ocllo. Advirtióle que en el Chincha-Suyu se preparaba una insurrección y que él debía combatirla para defender el Cuzco, asegurándole que él siempre estaría allí para ayudarlo. Luego desapareció tan repentinamente como había llegado.

Su padre Yáhuar-Huácac decidió consultar a los sacerdotes, quienes estaban en contra de su pacifismo; le aconsejaron no despreciara las palabras del aparecido hombre blanco. El tal Viracocha cobró mucha fama cuando se cumplió su advertencia, sobretodo cuando el Cuzco logró doblegar el levantamiento. Por eso, cuando llegaron los españoles, blancos y barbones, los incas pensaron que venían en su ayuda para salvar el imperio; los del norte pensaban que venían a ayudar a Atahualpa para evitar que el gobierno del imperio quedase en manos de un cobarde, los del sur, que venían para apoyar a Huáscar, en defensa del Cuzco.

Pacha-Cuti-Inga-Yupangui. Alias Viracocha-Inca, tras contar su relato de la aparición del fantasma de barbas, debió volver a su castigo de pastor. Algunas lunas después, los chasquis llegaron con la noticia de insurrección en el Chincha-Suyu, y que ya iban en marcha hacia el Cuzco para una gran batalla. Eran cuarenta mil hombres (chancas, uamarcas, villcas, uchusuyas, hancohuayos), bajo el mando de Hanco-Huallo, jefe de los chancas. Jamás se había rebelado ninguna provincia inca, y Yáhuar-Huácac resolvió alejarse de Cuzco, exiliándose en Muyna. El Cuzco se despobló y quedó indefenso.

Cuando Pacha-Cuti lo supo, asumió la defensa, empezando por transmitir mediante los chasquis, la noticia de su decisión. Viajó a Muyna a arengar a su padre y desde allí hacia el Cuzco, seguido animosamente por los jefes militares y religiosos de su padre. Una vez en el Cuzco (Hanan, Hurin, Cuzco, alto y bajo Cuzco), “milagrosamente” empezó a llegar ayuda y voluntarios de todas partes: quechuas, aymaraes, cutapampos, y más. Los chinchanos, una vez cerca, fueron avisados dos veces por enviados de Viracocha, proponiendo la paz y el fin del conflicto (tradición de Manco-Cápac). Fue rechazado y se dio inicio a la guerra civil más sangrienta de la historia Inca.

Los chinchanos no podían sumar refuerzos, mientras que Pacha-Cuti veía engrosar sus filas todos los días, animado además por el recuerdo de las palabras de Vira-Cocha. La noticia de Vira-Cocha y de los refuerzos se propagó a todas partes, animando a los defensores y apabullando cada vez más a los agresores. Se decía que era Viracocha quien hacía brotar soldados de las piedras y de los árboles. Pacha-Cuti, vencedor, fue conocido desde entonces como Viracocha.

Fiel a las enseñanzas de Manco-Cápac, Viracocha avanzó hacia tierras chinchanas ayudando heridos rivales; llegó a los Ayllus y en tono paternal le echó la culpa a los curacas de la zona, afirmó que no tenía resentimiento para con su pueblo ni quería vengarse, escuchó sus quejas y averiguó los motivos de su levantamiento, ordenando que los nuevos jefes sean los propios jefes naturales del suyu, pero dejando un apu imperial recorriendo el territorio, y disponiendo a algunos de sus amautas para que enseñaran el amor, la sabiduría, las técnicas de trabajo, la arquitectura; finalmente, concedió el honor de que sus jefes pudiesen agrandar sus orejas y llevar discos de oro en ellas.

Regresó donde su padre con humildad y salió de allí accediendo a los honores máximos: cambió su orla amarilla de príncipe por la orla roja de los emperadores. Se convertía en el nuevo jefe Inca, con su padre aún vivo. Se convirtió en el héroe salvador del Cuzco, y el pueblo llegó a considerarlo como el mismo Sol, siendo junto a Manco-Cápac, el inca más venerado en toda la historia. Viracocha aseguró haber vuelto a recibir un mensaje del hombre de barbas, quien afirmó que mientras reinara la paz, no daría muestras externas del poder del sol, pero que si un día el Cuzco estuviese en peligro, el se presentaría nuevamente para salvar a su pueblo.

Basado en:
Los Incas
Alfred Métraux
Atahuallpa
Benjamín Carrión

1.- Antes de los Incas
2. Los emperadores Incas

3. El campesinado inca

4. Casta y organización de los Incas

5. La Religión Inca

6. Los Incas después de la conquista

7. Renacimiento y decadencia de los Incas

Glosario


Google


Artículos:

Las energías renovables y el abastecimiento futuro
Este tipo de energías no podrán por si solas abastecer la demanda y cuidar el medioambiente
El dólar en El Salvador y Ecuador
Su evolución es estos dos países, las metas inflacionarias, ¿resultó?
La Influenza
Desde la pandemia de 1918 hasta las más recientes investigaciones.
El cacao
Su producción, su flor, su árbol y mucho más.
Dieta y longevidad
Comer menos alarga la vida, ¡está demostrado!
Plantas medicinales del Perú

Según el cronista español Manuel A. Fuentes (1861)
¿Gasolina producida a partir de CO2?
Un descubrimiento prometedor!
Pancho Villa.
Breve historia del héroe Mexicano
Resumen de la Ley de Drogas y Estupefacientes (Chile)
(lo legal y lo ilegal, conoce tus derechos)
El cigarrillo y la nicotina
Sustancias nocivas y un inesperado efecto benéfico de la nicotina.
El arsénico.
Veneno y ¿remedio?
Andrés Bello.
Breve reseña de su vida y su obra
Flores, jardines y parques
(fotos)
Yo soy Pablo Neruda

(video)
Entrevistas a Salvador Dalí
(videos)
Colección de fotos de Monos
(fotos)
Valparaíso Antigüo
(fotos)
Pinturas Surrealistas de pintores vivos
(fotos)
Fotofusión con Photoshop
(fotos)
La ciencia primitiva
(rituales, plantas, matrimonios, costumbres, entierros, una buena intro para conocer el mundo aborígen)
La historia de los mapuches

(cómo vivían, se organizaban, festejaban...)
La historia del LSD

(contada por su descubridor: Hoffman)
La vida, un estadio intermedio
(la evolución: desde las partículas subatómicas hasta las sociedades)
La vida de las abejas
(de las reinas, los zánganos, las nodrizas, las recolectoras...)
La ética protestante y el espíritu del capitalismo
(la incidencia de la religión en la economía de los países)
Historia de la vida cotidiana de los antiguos romanos
(la vida de los esclavos, de los niños, de las mujeres, de los patronos...)
Historia de los incas
(su agricultura, sus dioses, su sistema administrativo y su encuentro con los españoles)
El planeta viviente
(la vida de nuestro planeta según sus ecosistemas, descritos uno por uno en forma resumida)
Historia del Budismo
(el origen de budismo, sus ramificaciones, su doctrina, sus grandes pensamientos)
Historia de los libertadores de sudamérica.
(el proceso independentista suramericano, su gesta, su desarrollo, sus grandes hombres)
Caníbales y Reyes
(la historia antropológica de la humanidad, los porqués del canibalismo, de la agricultura, de la guerra o del estado)

 

 

 
 

¡Únete a la campaña!

Un Techo Para Mi País

No más niños con frío, no más casitas de cartón sin alcantarilla, AYUDA a construir casas en Chile, México, Argentina, El Salvador, Colombia, Costa Rica, Brasil, Perú o Uruguay

 

 

© 2007-2014 hipernova.cl | Derechos de copia reservados | Contacto |