Logo Hipernova.cl
Una explosión de semillas en las húmedas praderas de tu mente



 

 

Caudillos: desorden después de las independencias.

Melgarejo, caudillo boliviano.En la Europa de 1830 Bolívar es una leyenda, es el republicano por excelencia; en América lo destierran por antirepublicano. Las independencias definitivas están todas logradas en 1830; se planean desde 1789, se comienzan a ejecutar en 1810 y terminan en 1830. En Europa como en América son años de gran agitación: Francia, Bélgica, Italia, Alemania, organizan grandes y furiosas revueltas que derrocan reyes y levantan constituciones democráticas.

La historia de la independencia mexicana está caracterizada por la presencia de tres curas guerreros de primera importancia: Hidalgo, Morelos y Matamoros, el segundo de ellos zambo y de origen muy humilde. Primero fue el cura Hidalgo que comandó las incursiones independentistas, sin éxito, pero dejando un poderoso precedente. Luego fue Morelos con la ayuda de Matamoros, quien comprendió que el ejército formado por Hidalgo estaba mal organizado y compuesto por soldados que más querían los frutos de las victorias, los premios, que la independencia mejicana.

Morelos fue un mejor estratega; en tres campañas sucesivas, proclama la independencia de México tras apoderarse de toda la tierra meridional, Oaxaca y Acapulco incluidas, exceptuados Veracruz, Puebla y la ciudad de Méjico; legisla: declara a todos los ricos, nobles y funcionarios de primera categoría enemigos del pueblo, que se los desposeerá de todos sus bienes, repartidos entre los pobres y los soldados, cuidando muy bien de que nadie se enriquezca; que se suprimirán las aduanas y se quemarán todos los archivos, los objetos de lujo, y el tabaco; que se limitará el tamaño de las tierras. Su gran enemigo había sido siempre el realista Callejas. Parte de su eficaz estrategia: quemar las plantaciones de tabaco, que constituían la tercera parte de los envíos hacia la corona española.

Pero el colapso de sus conquistas fue aún más rápido que su logro: Callejas es nombrado virrey, y avanza metódicamente por el territorio; Iturbide, brillante oficial criollo al servicio del virrey, logra penetrar en un ataque sorpresa y nocturno en las filas de Morelos, acampadas en las cercanías de Valladolid; Morelos debe huir y Matamoros es fusilado. Desde entonces es Iturbide quien se convierte en el centro de atención del acontecer mejicano. En poco tiempo muestra sus pretensiones independentistas, pero adaptadas a la realidad, con una monarquía liberal ofreciendo tres garantías: un rey, una iglesia siempre poderosa y la igualdad entre gachupines y criollos; en poco tiempo él mismo es coronado, después de haberlo nombrado presidente del consejo de Regencia; reina el desorden, lo que a él le conviene, y se genera un movimiento por coronarlo rey de Méjico. El fastuosismo de la corona no duró mucho: el tesoro se fue agotando, al año estaba solo, los revolucionarios otra vez en lucha, y el descalabro económico por emitir billetes sin respaldo, muy cerca. Iturbide es desterrado hacia Europa. El porfiado vuelve, al poco tiempo, pero lo reprenden y lo fusilan.

Terminada la lucha con los araucanos, “en Chile se vivía bien y sin preocupaciones”; y esto Chile se lo debía a uno de sus capitanes generales, Ambrosio O’Higgins, quien suavizara en gran medida las encomiendas; su hijo Bernardo continuaría la lucha por las libertades de Chile, “ya no en la paz, sino en la guerra”; con estudios militares en Inglaterra, se puso a las órdenes del general independiente Carrera, luchando contra el general realista Osorio. Sitiado en Rancagua, tiene que huir hacia Mendoza donde se une a San Martín que quiere proseguir su lucha en tierra chilena. Con a penas seis mil hombres, entre argentinos y chilenos, ganan la batalla de Chacabuco, de tal manera que Osorio y su ejército debe retirarse hacia Valparaíso; al día siguiente toman Santiago, el poder le es ofrecido a San Martín, que lo rehúsa, proclamando a O’Higgins en su lugar, director supremo de Chile. Los realistas todavía no se rinden, y una noche incursionan en las filas del libertador: O’Higgins es herido en el brazo y su caballo, muerto.

La batalla decisiva sucede en Maipú, con San Martín al frente. O’Higgins llega por la noche, con su brazo herido, y San Martín reconoce su valentía. O’Higgins en el poder, se desembaraza de los compañeros de la primera época, Carrera es fusilado, y se rodea de malos consejeros. Comienzan las calumnias contra él, y en poco tiempo es muy impopular. Arroja la banda presidencial a los magistrados y  se destierra en el Perú.

San Martín parece ser ese héroe que no lucha por recompensas sino auténticamente por la libertad; rehúsa el poder en Lima y en Santiago; es parco, lector y eficaz; rechaza la pompa y esto se nota en sus comunicados. Nacido en el Uruguay, hijo de un gobernador al servicio del virrey, es educado en España y forma parte muy joven en campañas militares españolas: “en África contra los moros, en el Rosellón contra los franceses, en Portugal contra los ingleses”; lo ascienden a teniente coronel a los 33 años. Le repugna la demagogia y el despotismo; entra a la logia masónica de Cádiz y desde entonces planea la independencia de América; hace amigos. En Santiago fundaría una logia a la que daría el nombre del primer resistente chileno: Lautaro.

Cuando llega a la Argentina ésta ya ha sido liberada por Belgrano; sabe que sólo expulsando a los realistas del Perú y de Chile se logrará la libertad duradera. Hecho esto, trata de hacer política en Perú, pero en seguida, como ha sido la tónica en sudamérica, llegan las rencillas y las envidias; dimite también, y se embarca hacia Francia. Pasa sus últimos años apaciblemente, en Boulogne-sur-Mer, junto a su hija Mercedes. Muere pobre; si no es por O’Higgins no habría podido comprarle el traje de novia a su hija.

El libertador del Uruguay, Artigas, es la excepción entre los libertadores en cuanto no fue criado ni educado en Europa sino que siempre vivió en Sudamérica, hijo de padres sencillos pero a la vez respetados. Comienza su carrera militar luchando contra los ladrones de rebaño, como jinete; terrateniente pero a la vez cercano al pueblo por su condición modesta de vida; campesino. Se diferencia también de los demás en que comienza su carrera independentista ya entrado en años. Su primera victoria la logra junto a los argentinos, en la batalla de las Piedras. Cuando marcha hacia Montevideo, los argentinos han negociado con el Portugal; Artigas ve entonces un nuevo enemigo en los argentinos.

Tras fracasados intentos políticos en el congreso de la Plata, Artigas, proclamado el “protector de los pueblos libres”, subleva a las provincias orientales y junto a sus montoneros pone en graves aprietos a Buenos Aires. Los portugueses del Brasil ocupan Montevideo pero Artigas no se desanima, lucha en todos los frentes, al tiempo que se propaga su doctrina de la Confederación de las uniones provinciales. No le vencen los gigantes vecinos sino la traición de Ramírez. Vencidas sus tropas, se asila en Paraguay, mal acogido por el dictador Rodríguez Francia. Brasil anexiona al Uruguay a su territorio. Fue finalmente la lucha guerrillera uruguaya quien venció a los titanes, proclamándose la república Uruguaya en julio de 1830.

En 1830 ya no queda un solo soldado realista en América, pero tanto quienes lograron la independencia como quienes la combatieron, y esto es coincidente en Sudamérica, son cubiertos de “oprobio”.

Los libertadores fueron además de guerreros filósofos con ideas políticas, con o sin estudios pero con ideas políticas en su mente. También hay otros, menos filósofos, pero igualmente libertadores.

En el Haití de finales del XVIII (la Hispaniola) hay medio millón de negros esclavizados. Las rebeliones comienzan cuando hay crisis en Europa. Mulatos y negros se refugian en los montes Chaos y hacen lucha guerrillera. Un esclavo de la mejor hacienda de Haití comprende que debe formar un ejército ordenado: es Toussaint, apodado "l’ouverture", por su éxito en las batallas. Pronto conquista el territorio. Hábilmente se alía con los franceses para expulsar a ingleses y españoles, y tiene éxito; unifica toda la isla, y gobierna sobre ella.

Cuando redacta una constitución sobre igualdad de derechos, Bonaparte envía una flota de barcos hacia la isla, con franceses armados hasta los dientes. Los franceses se adentran fácilmente, pero Toussaint destruye las ciudades en retirada. Resiste, pero debe capitular; sigue gobernando, pero tiene superiores. Una cita con el gobernador francés lo traiciona y se lo llevan preso a Francia. Mientras tanto uno de sus oficiales sigue haciendo resistencia, y libera la isla nuevamente: Dessaline. Pero muere pronto y la isla queda dividida entre los mulatos del Sur y los negros del Norte. Sólo después de muchos años logra pacificarse. Pero Haití se ha hecho independiente. La primera independencia en una isla.

En Bolivia hay intentos unionistas con el Perú, por la fuerza. Santa Cruz derrota al ejército peruano muy rápidamente. Pero Chile y Argentina están en contra. Los Argentinos son derrotados en Montenegro, y también los chilenos, a orillas del Buin. Los chilenos vuelven a la carga, junto a un contingente peruano, ganando en la batalla de Yungay, muy cerca del Pan de Azúcar. La unión queda disuelta.

Un soldado reluce en las batallas bolivianas: Melgarejo, "bastardo de blanca y mestiza". Aprende las artes bélicas del general Ballivián. Antes de Melgarejo toma el poder Belzú el árabe, tipo raro que reina en La Paz, que ha convertido en caballerizas el palacio de legisladores y las mulas se cagan en los pergaminos reales. Hay atentados en su contra pero se salva. Deja el poder entregándolo a su yerno, que no lo conserva porque se lo quita Linares. Melgarejo es nombrado general (después de haber estado preso y escondido), y luego hace un golpe de estado en Cochabamba; de allí, ya está instalado en el Palacio de Gobierno en La Paz. Belzú, que lo creían muerto, vuelve de Francia: 50000 personas lo esperan en la plaza, llega sólo y sin escolta, entra al palacio y se encierra en él, porque Melgarejo, extrañamente, ha huido.

A los cinco días vuelve Melgarejo, con una sonrisa. Belzú cree que viene a rendirse, lo recibe de brazos abiertos. Melgarejo lo mata y se proclama rey desde el balcón. Es un tipo estrafalario. Junto a su mesa presidencial coloca a veces a su esposa desnuda, hija de una viuda que le pidiera apoyo para una pensión; la exhibe o la esconde, pero está siempre muy enamorado. El reyezuelo se mantiene seis años en el poder, durante los cuales ha cedido 100000 km2 a Chile y Brasil. Es un inculto admirador de la cultura francesa. Suelta y sujeta a Bolivia, apaga numerosas sublevaciones, hasta que le secuestran a su amada. Abdica por ella, y cuando pobre y desterrado, llega a Lima a rescatarla pero el hermano de ésta lo mata.

Otro bicho raro es Antoine de Tounens, querido de los araucanos, y quien se auto-proclamara rey de la Araucanía y la Patagonia, en conformidad con los araucanos. Es muy insistente, porque es desterrado varias veces. Dulce, iluso, soñador, sin mayor implicancia. Funda periódicos en Francia para juntar dinero.

En 1830 América es independiente. Prudentes o borrachos caudillos se suceden. En casa se hace lo que se quiere. En los 1860 un último conquistador, Maximiliano, quiere apoderarse nuevamente de América. Se encuentra con Juárez, el último libertador. En Méjico Juárez mantiene el poder con mucho esfuerzo; es liberal, siempre confrontado a Miramón, conservador. En Europa mejicanos en el exilio planean la caída de ese labriego, de “ese indio ordinario y mal vestido que pretende hacer de jefe de estado”. Son invitados frecuentes a la corte de la belicosa emperatriz esposa de Napoleón III (María Eugenia Montijo). El gobierno de Juárez está desfinanciado: los bienes confiscados a la Iglesia se gastaron en la guerra civil. Lo aquejan deudas que dejaron sus predecesores, entre ellos Miramón; un caso notable es el préstamo de ¾ de millón de dólares por un valor nominal de 15 millones.

Su vecino norteamericano empieza la guerra de secesión, y se queda sin aliados y sin dinero. En Europa se unen los acreedores (estafadores o no) para influir en el emperador y hacer cumplir las deudas que Juárez ha decidido no pagar hasta pasados dos años. Inglaterra, Francia y España querían darle una lección al insolente; firman el pacto de Londres en 1861 y bajo la venia papal (Pío IX). Se suponía una ocupación de cobranza, no territorial ni política. España era la más ofendida, por los malos tratos y por la iglesia.

Siete mil españoles, tres mil franceses y dos mil ingleses desembarcan en dos tandas, en Veracruz, diciembre de 1861. Juárez comprensiblemente asustado, decide ceder mediante el convenio de Soledad, comprometiéndose a pagar las deudas. España e Inglaterra aceptan, retirando sus tropas en 1862, pero Francia, que entonces deja ver sus malas intenciones, decide quedarse... y plantar la bandera, bajo el pretexto de proteger la latinidad de América y salvarla de los E.U. que ya le habían tomado un importante pedazo a Méjico. Veintiocho mil soldados franceses obtienen una ocupación fácil, después del susto de una "pequeña" derrota de mil bajas. La capitulación se hace necesaria y el nuevo emperador de Méjico es finalmente invitado y coronado: Maximiliano, hermano menor de Naopleón III, del linaje de los Habsburgo.

Pero Maximiliano es un rey liberal, se hace coronar por medio de un plebiscito, y cuando está en el poder rehúsa devolverle los bienes a la Iglesia. Juárez le cae bien, pero esto no es recíproco. Se pasea sin escolta, saluda al pueblo, le pregunta y se interesa por sus necesidades. Ni el ejército ni la iglesia mejicanos le quieren ya. Su mayor del ejército, Bazaine, se sabe imprescindible; casado con una mejicana, se rodea de mejicanos de alcurnia, y sin embargo siempre se mantendrá fiel.

En los E.U. la guerra de secesión ha terminado, ganan los del Norte (Grant) y en seguida ponen sus ojos en Méjico. Arman a Juárez. Carlota, la esposa de Maximiliano, corre a Europa a implorar ayuda, pero se la niegan; poco después de una entrevista con el Papa se vuelve loca. Napoleón III ordena retirar las tropas de Méjico, quiéralo o no su hermano menor; la invasión le ha salido cara y poco le ha llegado de Méjico. Conmina a su hermano a volver, pero éste no quiere.

Maximiliano se queda sólo junto a un puñado de fieles mejicanos, entre ellos Miramón. Juárez tiene 40 mil hombres y Maximiliano solo seis mil. Juárez ocupa Puebla y finalmente Querétaro. Atrapa a Maximiliano, que había comandado en el campo de batalla, y lo somete a tribunal militar: quiere su muerte. Le llegan peticiones de audiencia y propuestas desde Europa. Juárez manda fusilar a Maximiliano; su cuerpo muerto es además colgado y mutilado.

Según Descola, muchos libertadores fueron influenciados por Napoleón, y muchos también trataron de invitarle. La liberación de América termina (1867) cuando las flotas francesas salen de Veracruz, en el camino inverso de los conquistadores españoles.

Si te gustó compártelo:
 
 
Basado en:
Los Libertadores
P
aul Veyne

1.- Los españoles en la América conquistada

2.- Piratas en América

3.- La Araucanía

4.- Jesuitas en Suramérica

5.- América y el ocaso del imperio Español

6.- Francisco Miranda, el precursor

7.- Simón Bolívar y San Martín, Los Libertadores

8.- Caudillos: desorden después de las Independencias


Google


Artículos:

Las energías renovables y el abastecimiento futuro
Este tipo de energías no podrán por si solas abastecer la demanda y cuidar el medioambiente
El dólar en El Salvador y Ecuador
Su evolución es estos dos países, las metas inflacionarias, ¿resultó?
La Influenza
Desde la pandemia de 1918 hasta las más recientes investigaciones.
El cacao
Su producción, su flor, su árbol y mucho más.
Dieta y longevidad
Comer menos alarga la vida, ¡está demostrado!
Plantas medicinales del Perú

Según el cronista español Manuel A. Fuentes (1861)
¿Gasolina producida a partir de CO2?
Un descubrimiento prometedor!
Pancho Villa.
Breve historia del héroe Mexicano
Resumen de la Ley de Drogas y Estupefacientes (Chile)
(lo legal y lo ilegal, conoce tus derechos)
El cigarrillo y la nicotina
Sustancias nocivas y un inesperado efecto benéfico de la nicotina.
El arsénico.
Veneno y ¿remedio?
Andrés Bello.
Breve reseña de su vida y su obra
Flores, jardines y parques
(fotos)
Yo soy Pablo Neruda

(video)
Entrevistas a Salvador Dalí
(videos)
Colección de fotos de Monos
(fotos)
Valparaíso Antigüo
(fotos)
Pinturas Surrealistas de pintores vivos
(fotos)
Fotofusión con Photoshop
(fotos)
La ciencia primitiva
(rituales, plantas, matrimonios, costumbres, entierros, una buena intro para conocer el mundo aborígen)
La historia de los mapuches

(cómo vivían, se organizaban, festejaban...)
La historia del LSD

(contada por su descubridor: Hoffman)
La vida, un estadio intermedio
(la evolución: desde las partículas subatómicas hasta las sociedades)
La vida de las abejas
(de las reinas, los zánganos, las nodrizas, las recolectoras...)
La ética protestante y el espíritu del capitalismo
(la incidencia de la religión en la economía de los países)
Historia de la vida cotidiana de los antiguos romanos
(la vida de los esclavos, de los niños, de las mujeres, de los patronos...)
Historia de los incas
(su agricultura, sus dioses, su sistema administrativo y su encuentro con los españoles)
El planeta viviente
(la vida de nuestro planeta según sus ecosistemas, descritos uno por uno en forma resumida)
Historia del Budismo
(el origen de budismo, sus ramificaciones, su doctrina, sus grandes pensamientos)
Historia de los libertadores de sudamérica.
(el proceso independentista suramericano, su gesta, su desarrollo, sus grandes hombres)
Caníbales y Reyes
(la historia antropológica de la humanidad, los porqués del canibalismo, de la agricultura, de la guerra o del estado)

 

 

 
 

¡Únete a la campaña!

Un Techo Para Mi País

No más niños con frío, no más casitas de cartón sin alcantarilla, AYUDA a construir casas en Chile, México, Argentina, El Salvador, Colombia, Costa Rica, Brasil, Perú o Uruguay

 

 

© 2007-2014 hipernova.cl | Derechos de copia reservados | Contacto |