Logo Hipernova.cl
Una explosión de semillas en las húmedas praderas de tu mente



 

 

La vida en los estuarios, los manglares, las rocas y arenas marinas.

Existe un tipo de ecosistema de transición, ni totalmente terrestre ni totalmente acuoso sino entre medio: es el caso de los estuarios de los ríos que llegan al mar, de los manglares, los roqueríos y la arena marina.

Ecosistema de los estuarios

El barro o el fango de los estuarios tiene sus características propias: su arena es tan fina que el aire no difunde en ellos (por eso las botas de los caminantes se quedan pegadas) y los gases fétidos quedan atrapados. Sin embargo, la vida en el barro es posible. La vida de dichas desembocaduras tiene particularidades propias: debe adaptarse a la ciclicidad de sus aguas, unas veces dulces, otras saladas, de su superficie, debido a las mareas, a veces está cubierta, a veces desnuda a los rayos solares; pero aunque éstas condiciones son tan variables, el esfuerzo es sobradamente recompensado por la permanente riqueza de nutrientes, que llegan tanto del mar como del río.

Las especies de animales que han logrado adaptarse al barro son escasas, pero su número es inmenso. Hacia arriba por el estuario, donde las aguas son menos salobres (saladas), viven los gusanos comedores de fango, “delgados como un cabello”; más hacia el mar se multiplican unos camarones diminutos (1 cm), que viven en hoyos dentro del fango y que se alimentan de las partículas disueltas que logran capturar por medio de sus antenas. Los caracoles risoidosCaracoles de barro, del tamaño de un grano de trigo, se mueven y alimentan dentro del fango recién depositado, multiplicándose hasta alcanzar las 42.000 unidades por metro cuadrado. Más abajo aún, prosperan los gusanos arenícolas (40cm de longitud, del grosor de un lápiz); hacen hoyos en forma de U, rellenando uno de los lados con arena, para luego moverse arriba y abajo como una pequeña bomba que hace penetrar el agua en la arena; las partículas del agua son atrapadas en ella y el gusano entonces puede comérsela. Los berberechos (moluscos bivalvos) también habitan en esta zona, pero toman directamente su alimento del agua y tienen sus propios filtros.

El problema aparece cuando todos estos animalillos son expuestos al sol debido a una baja en la marea, enfrentándose a los peligros de la desecación: los berberechos simplemente cierran herméticamente sus conchas, los caracolillos sellan su entrada, y los gusanos se entierran en la arena. Pero tienen otros peligros: las aves, que han sabido adaptar su pico a laarchibebess características de sus víctimas; los chorlitejos se especializan en caracoles; el porrón común y el moñudo, gusanos; correlimos y archibebes, de pico más grande, recorren el fango en busca de camarones y gusanos más grandes; los ostreros, de pico macizo, se alimentan de berberechos, ya abriendo sus conchas, ya buscando conchas jóvenes y rompiéndolas; zarapitos y agujas, de picos largos, se alimentan de gusanos arenícolas, más grandes pero también más profundos.

A medida que el fango se acumula y aumenta, se va poblando poco a poco de algas verdes, pioneras en la colonización vegetal de los estuarios porque son capaces de retener el fango, que ya no se pierde con las mareas; le siguen entonces varias especies que han tenido que adaptarse al agua salada, desarrollando un sistema parecido al de las plantas del desierto para evitar la pérdida de agua dulce. En Europa, quien sigue a las algas en tamaño es la salicornia, mientras que en el trópico son los mangles, plantas que con el tiempo se transforman en arbustos e incluso en árboles, con la difícil tarea de mantenerse estables en terrenos movedizos, calientes, y que carecen de oxígeno para las raíces en las profundidades.

Ecosistema de los manglares

Los mangles han solucionado esto tal y como vimos con los árboles de la Amazonía, creando una red horizontal de raíces que le proporciona no solo estabilidad sino también alimento, pues éste se encuentra sobretodo en el agua de la superficie y no en el fango “profundo y ácido”; para aumentar su estabilidad suelen hacer crecer raíces aéreas que nacen en las ramas altas y se asientan en alguna parte del enredado de raíces. Los manglManglar en Indonesiaes se proveen de oxígeno directamente del aire, y no del fango ni del agua, siempre tibios y pobres en oxígeno, a través del tejido esponjoso de su corteza, o como en el caso de los mangles que viven junto al mar, toman oxígeno por medio de raíces que no crecen hacia abajo sino hacia arriba, sobresaliendo del agua como una especie de lomo de puerco espín gigante.

Los manglares también tienen que luchar contra las elevadas concentraciones salinas: el mangle tiene hojas gruesas y cerosas (igual al de las plantas del desierto) que impiden la evaporación; algunos tienen membranas filtradoras en sus raíces, que impiden el paso de sal al interior, y otros permiten su paso, pero lo excretan antes de que se concentre demasiado, ya sea por las hojas o transportándola en la savia hacia las hojas más viejas. Las semillas del mangle crecen en su progenitor hasta formar un vástago de unos 40 cm que finalmente cae; a veces se entierra verticalmente en el fango, y empieza a crecer, pero otras, cuando hay marea alta, cae al agua y flota, primero verticalmente, y luego, cuando hay suficiente sal para flotar, horizontalmente; de tal modo que puede recorrer muchos kilómetros y colonizar lugares alejados, pudiendo permanecer vivo un año entero por medio de los pequeños brotes de uno de sus extremos que logran alimentar a la planta.

El mangle es un sitio inhóspito para cualquier ser humano, hay mucha humedad, es enmarañado y hace imposible recorrerlo en bote, y en marea baja las raíces-ramas son muy resbalosas yCangrejo de Manglar filudas por las incrustaciones de conchas. Aún así alberga curiosas formas de vida, típicas del mangle; el cangrejo violinista toma con sus pinzas porciones de barro y se las lleva a su boca donde serán filtradas: la hembra utiliza sus dos manos, mientras que el macho una sola, porque la otra le ha crecido tanto que solo le sirve para impresionar a las hembras que son atraídas por sus colores y sus saltos hasta que finalmente el macho logra hacerla entrar en su refugio. Este cangrejo, como todos los cangrejos, tuvo su origen en el mar, por lo que ha debido adaptarse a los mangles, donde no siempre hay agua; sigue respirando el oxígeno contenido en el agua y no el del aire, por lo que utiliza un sistema de retención y recirculación del agua atrapada en sus cámaras branquiales, que una vez agotado el oxígeno, es convertida en espuma para absorber el oxígeno del aire mediante el agua, espuma que luego es reconducida a sus branquias.

Un curioso animal, el saltarín del fango, tiene el mismo problema y utiliza la misma técnica de retención de agua, sólo que no puede hacerla recircular y tiene que volver al agua cada cierto tiempo, aunque tiene la ventaja de poder absorber oxígeno por la piel, como las ranas, para lo cual debe conservar su piel siempre húmeda; esto lo soluciona arrojándose de vez en cuando de lado y lado en el fango. Aunque pueden saltar, para cazar o escapar, casi siempre caminan usando sus aletas pectorales, “que actúan como muletas”, reforzadas internamente por una sólida estructura ósea. En cada manglar hay tres tipos de saltarines: los más pequeños, queSaltarín del fango necesitan estar siempre en contacto con el agua, comiendo crustáceos y gusanos, y que liberan a sus crías en el agua; en las áreas intermedias, un saltarín más grande, que se alimenta de algas y plantas unicelulares, solitario y territorial: forma circunferencias y aleja a cualquier vecino, construye en el centro una pequeña poza que le sirve tanto para aparearse como para criar y evitar perder toda el agua cuando baja la marea; el tercer tipo es el más alejado del agua, come pequeños cangrejos, cava profundos agujeros que albergan a las crías y le proporciona agua, y no es tan territorial como sus vecinos de más abajo. Todos tienen su parada nupcial (como la mayoría de los peces) en donde muestran abiertas sus coloridas aletas dorsales, normalmente plegadas, o saltan agitados para mostrarse a las hembras del sector, también con las aletas abiertas.

Macaco LeónEn los manglares también habitan animales terrestres que han debido adaptarse o que han sabido aprovechar la riqueza alimenticia que proporciona; en el sudeste asiático hay pequeñas culebras que comen saltarines, capaz de trabar tanto su garganta como sus fosas nasales mientras los caza; otra más que atrapa cangrejos y que posee un veneno especializado; otra culebra ha desarrollado un par de tentáculos en la nariz que le sirven para encontrar su camino en medio del fango. En esos mismos manglares existe una rana única pues tolera la sal en su piel, se alimenta de insectos y gambas. También un mono, el macaco león (macaca silenus), visita los manglares; es omnívoro aunque prefiere los cangrejos, tanto que los espera junto a sus agujeros y soporta esporádicos dolores cuando aquellos lo muerden con sus tenazas; es posible verlo con el agua hasta la cintura en busca de alimento.

La vida de los manglares está determinada por las mareas; es frecuente que muchos animales tengan que escapar al agua: los cangrejos, que no toleran inmersiones prolongadas, construyen techos en sus madrigueras para dejar así bolsas de aire mientras vuelve a bajar la marea; los saltarines de la zona alta, la mayoría todavía muy jóvenes para tener territorio, trepan “torpemente” por las raíces, al igual que los caracoles marinos comedores de algas: si no treparan se los llevaría la corriente o serían devorados por los peces, son muy hábiles para determinar el momento en que tienen que empezar a subir, e incluso una vez al mes, cuando la marea alta alcanza su máximo, no bajan a comer sino que siguen subiendo por las raíces; los insectos también escapan a la marea, posándose sobre hojas y raíces, pero detectados por un pez muy singular que se adentra con las mareas, el pez arquero, que con precisión escupe hacia ellos y los hace caer al agua, o devorados por los cangrejos fantasma que los atrapan con sus pinzas. Todos estos animales vuelven al fango cuando la marea se retira, pues deja un suculento festín de partículas comestibles.

Ecosistema de los roqueríos

Los acantilados son destruidos poco a poco por las rocas que arrastran las fuertes olas y que golpean incesantes las paredes, o por el agua misma; pero también muchos bivalvos atacan, o más bien, usan las rocas haciendo agujeros en ellas (calizas, yesos, areniscas) o secretando un ácido que las perfora. Las rocas marinas ofrecen un lugar bastante adecuado para la vida vegetal, evitando los problemas terrestres (búsqueda de agua, búsqueda de altura, irrigación, mecanismos para dispersar las semillas) al vivir sobre el mar, en las rocas, o como las algas, flotando o a penas sumergidas en el mar. Las clases de alga están diferenciadas por su tolerancia a la intemperie; algunas han optado por estar casi siempre sumergidas, pero otras han desarrollado cierta tolerancia a la sequedad del aire, secretando un mucus que las mantiene húmedas.

Mejillones en las rocasLas líneas de alta y bajamar también determinan a los animales: las bellotas de mar pueden vivir solamente del agua pulverizada del ambiente, de donde sacan su alimento, fuertemente incrustadas en las rocas; los mejillones no toleran tanto tiempo fuera del agua, así es que están un poco más adentro, aferrados a las rocas mediante filamentos pegajosos; luego le siguen las estrellas de mar, que se alimentan de mejillones, de forma muy lenta, penetrando y succionando el alimento de su interior.

Más animales viven entre las dos bandas: otra clase de bellotas, que se incrusta sobre los mejillones, nudibranquios que viven en las grietas (están desprovistos de concha) y se alimentan de bellotas de mar, erizos comedores de alga, los percebes (animalejos entre dos placas calizas).

Los lugares de cada especie son dinámicos pues las tormentas suelen modificar los territorios. Hay rivalidad y sutiles luchas territoriales, donde se aprovecha rápidamente un nuevo lugar desocupado (como en la selva), o, como con un alga de la costa noroccidental americana llamada corrientemente palmera marina, que desprende con filamentos a los mejillones; los envuelve adhiriéndose a ellos, luego suelta esporas en las cercanías, y a penas llegada una tormenta otoñal, la corriente arrastra al alga que a su vez arrastra el mejillón, dejando desocupada la roca.

Ecosistema de las arenas marinas

Pero las rocas, tarde o temprano, se convierten en arena que es arrastrada por el viento cuando hay marea baja. Las arenas son las más pobres en fauna de orilla; las olas agitan demasiado la arena en profundidad como para que las algas puedan establecerse, por lo que tampoco es posible encontrar fitófagos, no hay tampoco ríos que provean de piedras o de alimento a la zona, ni las pocas partículas comestibles son bien aprovechadas puesto que la arena las filtra muy rápidamente: las bacterias aprovechan el 95 % del sustrato alimenticio del mar; los pocos animalillos deben competir entonces con las bacterias y consumirlos antes que aquellas, siempre presentes a cierta profundidad.

El gusano tubícola Sabellaria se alimenta de partículas construyendo pequeños sifones y el cangrejo Corystes succiona alimento formando un tubo con sus dos antenas juntas; varias especies de erizos son escavadores, tienen menos largas sus púas pero en cambio están capacitadas para cavar: se entierran en la arena y sacan su par de tentáculos filamentosos que les sirve tanto para obtener oxígeno y alimento como para evacuar sus desechos. Es evidente que los esfuerzos por vivir bajo la arena se hacen para no ser arrastrados constantemente por las corrientes sino que una vez encontrada una zona de alimento, poder quedarse allí de manera estable.

La zona de la playa con más alimento suele ser la del límite de marea alta: la pleamar, pero es al mismo tiempo la zona más peligrosa pues los animales marinos corren el riesgo de desecarse; allí llegan peces muertos, algas arrancadas a las rocas, medusas, cápsulas de huevos; la pulga de mar, un crustáceo, ha logrado aprovechar tal abundancia al desarrollar su sistema para extraer humedad de la arena: esperan la noche para devorar a sus presas, pueden haber tantas como 25000 en un metro cuadrado; un caracol del sur de África también llega hasta la peligrosa pleamar: por una parte ha desarrollado sensibles detectores de alimento y por otra, ha aprendido a deslizarse con las corrientes y a volver a tiempo hacia el mar, sin perder el “tren”; parece tener predilección por las medusas.

Otros animales que sobrepasan la pleamar, pero no para alimentarse sino para desovar, son las tortugas, todas de origen terrestre pero que se han adaptado casi a la perfección en el mar: su huevo debe permanecer enterrado en la arena húmeda porque los embriones deben tomar aire y son incapaces (al igual que sus progenitores) de tomar oxígeno del agua. Las tortugas salen del mar en ciertas épocas y fatigosamente avanzan hacia el lugar de desove; las tortugas oliváceas de México desovan todas en la misma playa, tan exitosamente que con frecuencia el segundo desove trae fatalidad al primero, pues las mismas tortugas los pisan; no han podido aún predecir sus Tortuga Lauddesoves, por lo que se piensa que es una técnica para evitar los predadores en una playa que más bien carece de ellos.

Las tortugas laúd, enormes de casi 600 kg. también desovan en las playas, sordas y lentas, avanzan por la arena; ellas tienen también una técnica para confundir a sus predadores: tras el desove y el entierro de los huevos, al volver, hacen hoyos falsos y desordenan la arena, paseando distraídas por las playa antes de volver al mar.

 

Si te gustó compártelo:
 
 

 

Basado en:
El Planeta viviente
David Attenborough

1.- Ecosistemas Calientes

2.- Ecosistemas Fríos

3.- La vida en los Bosques Templados

4.- Vida en los Bosques Tropicales

5.- Ecosistema de los Pastizales

6.- La vida en los desiertos

7.- Ecosistemas Aéreos

8.- Ecosistemas Lacustres

9.- La vida en el barro

10.- Ecosistemas Insulares

11.- Ecosistemas Marinos

 


Google


Artículos:

Las energías renovables y el abastecimiento futuro
Este tipo de energías no podrán por si solas abastecer la demanda y cuidar el medioambiente
El dólar en El Salvador y Ecuador
Su evolución es estos dos países, las metas inflacionarias, ¿resultó?
La Influenza
Desde la pandemia de 1918 hasta las más recientes investigaciones.
El cacao
Su producción, su flor, su árbol y mucho más.
Dieta y longevidad
Comer menos alarga la vida, ¡está demostrado!
Plantas medicinales del Perú

Según el cronista español Manuel A. Fuentes (1861)
¿Gasolina producida a partir de CO2?
Un descubrimiento prometedor!
Pancho Villa.
Breve historia del héroe Mexicano
Resumen de la Ley de Drogas y Estupefacientes (Chile)
(lo legal y lo ilegal, conoce tus derechos)
El cigarrillo y la nicotina
Sustancias nocivas y un inesperado efecto benéfico de la nicotina.
El arsénico.
Veneno y ¿remedio?
Andrés Bello.
Breve reseña de su vida y su obra
Flores, jardines y parques
(fotos)
Yo soy Pablo Neruda

(video)
Entrevistas a Salvador Dalí
(videos)
Colección de fotos de Monos
(fotos)
Valparaíso Antigüo
(fotos)
Pinturas Surrealistas de pintores vivos
(fotos)
Fotofusión con Photoshop
(fotos)
La ciencia primitiva
(rituales, plantas, matrimonios, costumbres, entierros, una buena intro para conocer el mundo aborígen)
La historia de los mapuches

(cómo vivían, se organizaban, festejaban...)
La historia del LSD

(contada por su descubridor: Hoffman)
La vida, un estadio intermedio
(la evolución: desde las partículas subatómicas hasta las sociedades)
La vida de las abejas
(de las reinas, los zánganos, las nodrizas, las recolectoras...)
La ética protestante y el espíritu del capitalismo
(la incidencia de la religión en la economía de los países)
Historia de la vida cotidiana de los antiguos romanos
(la vida de los esclavos, de los niños, de las mujeres, de los patronos...)
Historia de los incas
(su agricultura, sus dioses, su sistema administrativo y su encuentro con los españoles)
El planeta viviente
(la vida de nuestro planeta según sus ecosistemas, descritos uno por uno en forma resumida)
Historia del Budismo
(el origen de budismo, sus ramificaciones, su doctrina, sus grandes pensamientos)
Historia de los libertadores de sudamérica.
(el proceso independentista suramericano, su gesta, su desarrollo, sus grandes hombres)
Caníbales y Reyes
(la historia antropológica de la humanidad, los porqués del canibalismo, de la agricultura, de la guerra o del estado)

 

 

 
 

¡Únete a la campaña!

Un Techo Para Mi País

No más niños con frío, no más casitas de cartón sin alcantarilla, AYUDA a construir casas en Chile, México, Argentina, El Salvador, Colombia, Costa Rica, Brasil, Perú o Uruguay

 

 

© 2007-2014 hipernova.cl | Derechos de copia reservados | Contacto |